Dia del Periodista en Rep. Dominicana

Hoy República Dominicana celebra el Día Nacional del Periodista, una profesión multidisciplinaria que demanda profesionales curiosos, con pasión, sentido crítico y ávidos de la verdad.

Se eligió el 05 de abril como Día Nacional del Periodista en República Dominicana en homenaje a la publicación del primer periódico dominicano, El Telégrafo Constitucional, fundado en 1821 por el periodista Antonio María Pineda.

Desde la salida de El Telégrafo Constitucional es mucho lo que han evolucionado los medios de comunicación y con ello la el periodista como profesional. Pasando desde la palabra escrita, a la radio, la televisión y nuestro ahora, la era digital.

Un periodista digital, continúa siendo periodista, pero enfoca su trabajo al punto de vista digital. Una de sus tantas competencias es la Creatividad e innovación. Es un Curador de contenidos. Trabaja con diferentes herramientas y deben tener la habilidad de saber escoger la historia idónea para cada momento. Los medios digitales, blogs, redes sociales y foro de opinión son sus mejores aliados. Si no lo usan, sus contenidos pueden pasar desapercibidos.

En mi opinión particular, son Multitasking, ya que al trabajar con diferentes formatos digitales, crean su propio contenido, graban, editan y redactan sus noticias. Se mantienen en contacte evolución, ya que trabajan diariamente con nuevas tecnologías que  además de aprender a manejarlas, deben estar al tanto de cualquier herramienta nueva que surja.

 Es en pos de esta última evolución, la era digital, que honramos este día tan especial, brindando un espacio a nuestros periodistas digitales en AdVentures.

 

Rosanna Núñez

La era digital ha traído consigo cambios en la forma en que los periodistas ejercemos nuestra profesión.

Estos cambios nos han convertido en periodistas todo terreno, obligándonos a tener la capacidad de crear información multimedia, que pueda ser consumida según la preferencia de la audiencia.

«Los medios cambian cuando cambia la cultura de la audiencia», dice José Luis Orihuela en la introducción de su libro Los medios después de internet.  Y es precisamente el cambio de la cultura de la audiencia lo que nos ha inducido a transformar la forma en que compartimos información, sometiéndonos a la inmediatez y brevedad, con el fin de mantener a esa audiencia cautiva y expectante. 

Estos dos últimos factores se han convertido en un quimera para nosotros como profesionales. Pero si bien los medios, los recursos y la audiencia han cambiado, no debe permutar nuestra ética. 

¿Nuestro reto? Lograr que la inmediatez y la brevedad y la constante transformación no mate el informar con veracidad, responsabilidad, humanidad e imparcialidad.

 

Ana Abreu

Innovar, adaptarse al cambio y “jugar” con los elementos son las premisas del periodismo actual.

Ser periodista digital es aprender a “sacar el jugo” a las informaciones utilizando diferentes formatos (imágenes, videos, infografías, mapas interactivos, entre otros). Ejercer el periodismo en el siglo del Periodismo 3.0, donde el ciudadano forma sus propias historias, es un reto cuya dificultad está determinada por las habilidades digitales que logres desarrollar.

Periódicos como BBC Mundo, La Nación de Argentina o el siempre punto de referencia New York Times han logrado adaptar a su plantilla a las exigencias de los públicos actuales, esos que leen desde un autobús camino al trabajo, en la hora de almuerzo o sentados en la sala de espera de una clínica.

En un mundo dominado por la prisa y el contenido «light» las noticias y reportajes pueden resultar tediosas, pesadas y hasta incomprensibles si incluyen cifras o una gran cantidad de información. Por eso es importante realizar una composición que permita al usuario estar pegado a la pantalla el tiempo necesario para consumir la información.

Utilizar formatos vivos (animaciones), destacar las historias en un esquema de colores y formas (infografías), que a la vez incluyan voces de los actores (videos) o que permitan a las personas crear sus propias historias son factores determinantes para que un usuario decida consumir una noticia.

Espacios como Poynter IJNet Clases de Periodismo y el Centro Knight trabajan para mantener a los periodistas actualizados y a la vanguardia de las tecnologías.

@AnaAbreuR

 

Yasiel Valenzuela

Periodismo 2.0

La tecnología ha generado grandes cambios en la comunicación, el desarrollo de internet y la entrada al mercado de dispositivos móviles inteligentes han abierto un mundo de oportunidades, posibilidades e información.
Hoy en dia, donde cualquiera puede emitir informaciones a través de las redes sociales, el periodista tiene el compromiso de presentar escritos más profundos donde el público pueda enterarse de  todos los datos concernientes a un hecho determinado  garantizando su veracidad y la confiabilidad de sus fuentes.
En esta denominada “era de la información”, un comunicador social debe estar preparado para manejar todas las plataformas tecnológicas que ofrece el mercado dejando atrás su adorado bolígrafo y empoderandose de su smartphone , tableta o laptop.
El periodismo ya no es solo radio, periódico o televisión , en la actualidad las revistas digitales, los periódicos en línea y las redes sociales forman parte del dia a dia de los ciudadanos por lo que los medios de comunicación han tenido que adentrarse en el mundo digital para poder conectar con la gente.

Comunicación Digital y Redes Sociales
El compromiso del periodista moderno es redactar informaciones que puedan adaptarse tanto a los formatos tradicionales como a los digitales. Ahora debemos escribir pensando en retener a los usuarios frente a sus pantallas para que consuman la información teniendo en cuenta que hoy en día enfrentamos una sobreexposición de datos y competimos con el efecto “multi-pantalla” lo que dificulta hacer llegar la información.
Por eso y más , el rol de un periodista digital es indispensable pues tiene en sus manos la responsabilidad de adaptar los contenidos para que puedan ser comprendidos por millones de usuarios que navegan diariamente por las redes sociales

@Yasivalenzuela 

 

Simón González

La posibilidad de opinar se ha democratizado con las redes sociales. Para otros, menos esperanzados, se ha empobrecido. Era el caso del semiólogo Umberto Eco, cuyos textos han educado a generaciones de periodistas y que advertía, poco antes de morir, que estaba ocurriendo una “invasión de los necios”; cualquiera puede lanzar a la web sus opiniones y no todas son tan sensatas.

En la era digital, el periodismo debe cumplir con urgencia la función de presentar hechos, informaciones confirmadas, antecedentes, contextos y análisis que expliquen los acontecimientos de nuestra realidad. Es la forma que tiene la profesión de restarle espacio a las opiniones poco meditadas, y que, ahora difundidas con gran inmediatez, se hacen populares sin que se repare mucho en lo que hay de excluyente, propagandístico o demagógico en ellas.

Con nuevas e interactivas herramientas, el periodismo tiene muchos más recursos para informar y educar al público sobre el trasfondo de la realidad que vive, para hacerle frente a la ligereza como forma errónea de interpretar la actualidad.

@sgonzalezlopez

 

María del Pilar Menéndez

Hacer periodismo en la época del internet

Comunicar una idea nunca había sido tan fácil, y más si tienes a tu disposición miles de plataformas, herramientas y facilidades y solo necesitando una conexión a Internet. En la era moderna del periodismo nos vemos ante un fenómeno de sobre-exposición a la información, en el que todos tienen una oportunidad de expresarse y compartir contenidos de distintos tipos y formatos. Esto es algo que puede ser tanto una bendición como un martirio a la vez, pues si bien es cierto que gracias al Internet hemos logrado que muchas ideas de peso se puedan compartir libremente y que se puedan difundir informaciones valiosas en todo el mundo, también  esto ha significado la salida a la luz de muchos materiales con menos valor verídico, de carácter negativo y perjudiciales para la moral, los saberes humanos y la cultura.

Lo que sí podemos asegurar es que el Internet ha cambiado nuestras vidas a un nivel que ya no nos permite una vuelta atrás. Ahora estamos refiriéndonos a las redes sociales como parte elemental de nuestras vidas; ya para todos es normal postear nuestros momentos más importantes (y otros no tan relevantes) en nuestros respectivos perfiles en la gran selección de plataformas que tenemos para hacerlo.

Sin duda esto es algo que ha impactado la forma que hacemos y vemos el periodismo. Con un teléfono celular con cámara se puede hacer toda una producción de video con un mensaje, tono y objetivo claro; con una cuenta de Twitter podemos transportar una noticia hasta el otro lado del mundo.

Dadas las posibilidades que tantas tecnologías útiles nos ofrecen, es nuestra obligación utilizarlas con responsabilidad. No siempre tendremos resultados positivos con el uso del Internet como herramienta de difusión de información, pero sí podemos estar seguros de que irán surgiendo las tecnologías que combatan los principales males a los que nos enfrentamos ahora. Mientras tanto, sigamos dándole un uso positivo y edificante a esta maravilla del último siglo, y esperemos que lo que venga a partir de ahora sea cada vez mejor.

@maripmenendez

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *